Nacimientos

Manuela

Como cada registro de Nacimiento en Sanatorio que realizo, es único e indescriptible.

Porque llega una vida, por que están las emociones a flor de piel...

Pero en este caso fue doble la responsabilidad y amor, por tratarse de dos amigos: Bea y Tato.

Un placer de vivir ese momento tan especial . Por más momentos de magia!

 

 
 

Vicente

 

Una historia como pocas… de esas que llegan al alma. De esas que te hacen pedir con todo el corazón la felicidad completa de esta familia que durante tanto tiempo deseo la llegada de su pequeño…

Este chiquito tan amado y esperado por Ana Lía y Martín es el tesoro que pone un broche de oro a una lucha de 10 años… a una búsqueda de tanto tiempo… A un camino arduo y doloroso, que jamás imaginó vivir; lleno de sacrificios,  llantos,  emociones, ilusiones, y muchas decepciones…

Una madre que deseo tanto con el alma y el corazón ese milagro, que no dudó un segundo en continuar, y que con cada golpe se hacía más fuerte y reafirmaba el deseo de avanzar hasta lograr lo que tanto anheló: Vicente.

Sin dudas una historia sobre perseverar, lograr lo “casi” imposible y tener fe… mucha fe.

Amo lo que hago, y vivo cada historia como si fuera mi propia historia. Este registro en sanatorio fue uno de los más maravillosos y únicos que me tocó realizar. Con un nudo en la garganta intenté capturar cada instante, cada sonrisa, cada mirada… Había tanto para contar…! Y tanto para disfrutar! Eran felices… el momento finalmente había llegado; era cierto… estaba aquí y a punto de llegar. Maravilloso y mágico. Así vivimos este registro que sin duda llegó  a lo más profundo del corazón y que sin duda será imposible de olvidar…

 

_PM39686
_PM39686
_PM39701
_PM39701

Mora

 

Conozco a esta bella familia desde hace mucho tiempo.  Mariana y Martín han confiado en mí para registrar varios de sus mejores momentos. Podría decir que he ido creciendo junto a sus pequeños, capturando recuerdos imborrables… Cada vez que tengo el placer de estar presente en una nueva etapa, es tan inmensa la alegría de saber que confían, que ser parte de ello es para mí un momento totalmente disfrutable…

Este es nuestro segundo registro en sanatorio juntos; esta vez esperando a Mora. En un ambiente de alegría, distendido y super disfrutable, vivieron los momentos previos a la llegada de su princesa, para dar luego paso a la emoción más grande y alegría inmensa al tenerla en sus brazos. Así la recibieron, llenitos de amor…  y con el deseo firme de seguir construyendo esta hermosa familia que, una vez más, tengo el placer de acompañar…

 

_PM31323
_PM31323

Ramón

 

Todos esperábamos ansiosos a Ramón, pero el pequeñito se hacía desear… Mamá Marcela y papá Federico contaban las horas para su llegada…No querían otra cosa que tenerlo ya entre sus brazos.

Marcela, es una gran amiga, de esas que se alegran siempre con las cosas buenas que nos suceden y que está siempre cuando la necesitas. Soñaba que cuando este momento llegara, sería yo quien me encargara de ese mágico registro. La vida nos dio esta gran oportunidad y el momento llegó. Una sesión cargada de emoción por la maravillosa experiencia de estar allí y presenciar la llegada de su chiquito. La fotógrafa también daba paso a “la amiga” que detrás de su lente capturaba cada instante como propio, celebrando la vida, el amor y la amistad…

 

Damián

 

Con el mismo amor de siempre, allí estaban ellos… Eugenia y Santiago. El día había llegado y la alegría no entraba en los corazones. Con emoción e ilusión inmensas vivimos la llegada de Damián, este pequeñito que como un solcito, llegó a iluminarlo todo…

Una sesión diferente, es cierto… Fue gracias a Santiago, este flamante papá, que pudimos obtener algunos registros que de otra manera hubieran sido imposibles de captar en las salas de nacer. Un colaborador de primera, para un acontecimiento hermoso, de esos que quedan en el recuerdo… Siempre.

 

_PM34430
_PM34430
_PM34476
_PM34476
_PM34488
_PM34488

Alfonsina

 

Una alegría inmensa invadió el lugar alcanzando a todos quienes acompañaban a Mandy, ansiosos y felices por la llegada de la pequeña Alfonsina.

Carlos, también esperaba a su pequeña con el corazón lleno de amor. Todo estaba a punto de cobrar sentido; llegaba un nuevo comienzo y con éste, el premio a tanto esfuerzo y deseo...

 Cada uno desde su lugar ansiaba que llegara la hora. Mandy se encargó de poner risas y carcajadas a esa espera, contagiando a quienes los acompañaban.

Afuera el cielo gris; dentro la emoción teñía de color cada rincón...

Y finalmente llegó Alfonsina, un solcito que completó la felicidad de esta familia que desde hace mucho esperaba este milagrito y que luchó tanto por alcanzarlo... Ya todo tenía sentido; todo había valido la pena...

 

_PM30064
_PM30064
_PM30358
_PM30358