Manuela

Como cada registro de Nacimiento en Sanatorio que realizo, es único e indescriptible.

Porque llega una vida, por que están las emociones a flor de piel...

Pero en este caso fue doble la responsabilidad y amor, por tratarse de dos amigos: Bea y Tato.

Un placer de vivir ese momento tan especial . Por más momentos de magia!