Esperando a Vicente

Soñarlo. Esperarlo. Amarlo con toda el alma.

Cuando el deseo es tan grande y puro, se produce el milagrito.

Esos rayos de sol que nos regaló el día.

 La dicha de vivir sensaciones imposibles de olvidar y de disfrutar hoy con todos los sentidos de la experiencia más hermosa. Una sesión que refleja el amor más puro...