Esperando a Federica

 

Sentir.... Amar.... El viento acariciaba sus rostros y sus cabellos. El mar traía un sonido de paz y tranquilidad. El sol coronó una tarde que, serena y tímida, les regaló colores únicos y mágicos. Hay momentos en los que solo hay que respirar profundo, olvidar el mundo y disfrutar con los sentidos de la maravilla que la vida tiene preparada para cada uno. Vero y Mariano disfrutan hoy de su milagro. Hoy también sentimos... Amamos... Somos felices....

vero

vero-1

vero-2

vero3

vero4

vero-5

vero-6